Un buen gato

¿El comportamiento de mi gato es normal o es un problema de conducta?

¿Es normal que un gato coma las plantas del hogar o rasque el sofá? Definir lo que es normal no siempre es tarea fácil y en algunos casos ni los expertos están de acuerdo. En general, un com­portamiento se considera “normal” cuando es típico de la especie y la mayoría de los individuos lo muestra. Así pues los gatos se suben a las mesas, se rascan las uñas en el sofá, trepan en las cortinas, son activos al crepúsculo y por la noche, maúllan, comen plantas, marcan con orina, son territoriales, juegan a cazar, etc. Claramente no todos los gatos muestran el listado completo, pero estos comportamientos forman parte del “ser gato” y pueden resultar inaceptables para algunos propietarios. El criterio de “lo que no es aceptable” y acaba siendo un “problema de conducta” suele depender en gran parte de las expectativas y de la tolerancia de cada propietario.

Sin embargo, algunas conductas del gato no son simplemente molestas y se consideran problemá­ticas porqué representan un peligro para las personas y para los animales que viven con el gato o porqué suponen un riesgo de lesiones para el mismo animal que las manifiesta. Además entre las conductas problemáticas hay algunas que no se consideran normales ya que son consecuencia de una enfermedad o de un estado de estrés del gato.

Muchos propietarios adoptan una mascota teniendo falsas expectativas sobre sus necesidades y comportamiento normal. Con la convivencia pueden aparecer los problemas y la desilusión.

Pedir ayuda profesional a los primeros signos de un problema de conducta (sea una conducta normal molesta o una realmente anormal), es fundamental para evitar que la larga duración del problema agote la paciencia del propietario, reduzca las posibilidades de éxito del tratamiento y prolongue el posible estado de estrés en el que vive el animal.

 Cruzita

psicotecnicos piedrabuena 770