técnicas para que él no se duerma después del sexo

Noche tras noche la escena se repite, después de una romántica velada que culmina en el acto sexual y el explosivo orgasmo, ella aún conmocionada quiere compartir aún otro rato con él pero lo encuentra profundamente dormido; con una sensación entre frustración y enojo, ella también se tiene que dormir aunque le cueste mucho.

Si has vivido esta escena déjame contarte que no eres la única, millones de mujeres en el planeta se encuentran ante esta infortunada situación, y la verdad damas, no es culpa nuestra; si hay que buscar un responsable es nuestro cerebro y un par de hormonas traidoras.

¿Quieres saber más detalles? Pues sigue leyendo y te contaré quienes son los culpables de que el tigre en la cama se convierta en un osito dormilón y te sugeriré 4 alternativas para mantenerlo despierto un rato más.

¿Por qué nos dormimos después del sexo?

Como te venía contando, este fenómeno no es desinterés ni egoísmo de nuestra parte, la verdad, estamos condicionados genéticamente a actuar de esta forma; sí, sé que suena a una excusa científica muy conveniente, pero hay estudios que nos respaldan.

Sucede que en la materia gris de nuestro cerebro, existen dos zonas llamadas corteza cingulada y amígdala que una vez alcanzado el orgasmo envían una orden al resto del cerebro de cancelar cualquier necesidad o deseo que el cuerpo tenga.

Para completar la situación el cerebro secreta colosales cantidades de dos sustancias químicas u hormonas, la oxitocina y la serotonina, que nos provocan un profundo sueño; entonces una vez satisfechos y con esa sensación somnífera es realmente difícil para nosotros subvertir nuestra naturaleza humana.

Pero bueno mujeres, si algo nos ha enseñado la evolución es que el cuerpo humano se puede adaptar a nuevas circunstancias, no va a ser hoy, no mañana, pero eventualmente pasará, solo es cuestión de constancia y paciencia; lo importante como en cualquier relación es el diálogo sincero para tratar de remediar esta situación.

Así que amiga, toma nota de estos consejos que pueden funcionar dependiendo de la personalidad de tu compañero.

Cocinar Juntos

Comenzaré advirtiendo que este consejo solo funciona para los hombres que les gusta cocinar, y disfrutan de hacer experimentos en la cocina, en caso contrario, una invitación a la cocina va a ser respondida por una gélida mirada que matará la pasión inmediatamente.

Cocinar juntos es una de esas actividades que se puede convertir en un juego sexual, en este caso no es necesario preparar un plato demasiado elaborado, un simple aperitivo va a funcionar muy bien.

Cocinar semidesnudos mientras se habla de trivialidades se convierte en una experiencia maravillosa, eso sí cuidando que las ventanas no nos evidencien ante los vecinos curiosos; además el menú podría incluir algunos aperitivos que se prestan para juegos sexuales e iniciar otro encuentro entre los dos.

Una refrescante ducha para los dos

¿Nunca has llegado rendida del trabajo o el estudio por la noche, y has tomado una ducha que te ha hecho sentir como nueva? Pues bien, este mecanismo funcionaría de la misma forma para despertar a tu amante.

No es necesario disponer de una tina, con una ducha vigorizante los cuerpos se recargan y al igual que en el caso de la comida se presta para iniciar una segunda relación; en este caso, cada uno se encarga de refregar al otro, enjabonarlo y enjuagarlo posteriormente.

Sé que es una medida poco ambientalista por el desperdicio de agua que se puede generar, pero es un sacrificio que la madre naturaleza puede tolerar (solo de vez en cuando).

Darse un Masaje Mutuo

Los masajes tienen la propiedad de relajar el cuerpo, así que una técnica para prolongar la velada es que cada uno brinde una pequeña sesión de masaje al otro, mientras conversan y escuchan algo de música suave y romántica.

Un punto primordial es que nosotros comencemos dándoles el masaje a ellos y luego cambiemos los papeles; si ellos comienzan dándonos el masaje ya saben que va a pasar con nuestra materia gris y las alevosas hormonas y cuando ellos deseen recibir su masaje lo más probable es que nos encontremos en los brazos de Morfeo profundamente dormidos.

Los masajes también requieren algo de entrenamiento pues hay zonas delicadas en la espalda que se pueden afectar si se hace mal; consultar con un médico y con un especialista en la materia es muy importante antes de realizar esta práctica.

Si te has dado cuenta todos las sugerencias anteriores te van a llevar a un solo punto, un segundo apasionado encuentro; así que ¿por qué no saltarse los pasos anteriores e ir directo al grano? Si bien nuestro cuerpo se va a hallar literalmente flácido esto no quiere decir que quedemos impedidos… solo necesitamos un poco de tiempo.

Es ahí donde tú debes tomar la iniciativa y recurrir a todas las armas de seducción que tengas para que el lapso de espera no sea tan largo; nuestro cuerpo, en contra de lo que los mitos dicen, tiene algunas zonas erógenas, que exploradas con pasión y ternura pueden reavivar el fuego de la pasión.

Cruzita

psicotecnicos piedrabuena 770