Vientre plano.

Cuando llega el verano las mujeres nos queremos ver hermosas en traje de baño y que el bikini nos quede perfecto. El problema comienza cuando al probarnos el atuendo para la playa, nos damos cuenta que nuestro vientre está más abultado de lo que desearíamos. Ni que hablar cuando nos queremos poner nuestro jean preferido y los botones no llegan el ojal. Entonces, para que esto no ocurra y nos deprimamos, podemos aprovechar las bondades de algunos remedios caseros para deshinchar el vientre.

Alimentos ricos en potasio

El potasio permite regular y equilibrar los líquidos del organismo y dejando de lado la hinchazón provocada por la retención. En este grupo podemos encontrar las bananas, los mangos, las espinacas, los melones, los tomates y los espárragos. Trata de comerlos a diario, al menos uno de ellos, y verás que de a poco tu vientre comenzará a desinflarse, porque actuarán como un diurético natural.

Consume yogurt con probióticos

Los alimentos probióticos están muy de moda y los encontrarás en los supermercados en el área de lácteos. Se trata de unas bacterias benéficas que se han colocado en algunos yogures y que permiten regular la acción intestinal y evitar el estreñimiento. Al menos deberás consumir un bote por día durante cuatro semanas para notar los resultados. Ten cuidado que luego no se convierta en una adicción y no puedas ir al baño sin antes comer un yogur. Para reemplazar este tratamiento, lo mejor son los frutos secos, los cereales o las semillas de todo tipo, que las puedes consumir en el desayuno, o en las comidas.

Evita los endulzantes y azúcares

Desde las golosinas hasta las gaseosas contienen azúcar, que trae como consecuencia que nuestro vientre se hinche. Por ello no consumas chicles con azúcar, ni caramelos, nada de galletas dulces, postres comprados, ni tampoco edulcorante o azúcar para las infusiones. Prueba con la stevia o bien compra golosinas para diabéticos. Ten en cuenta que los hidratos de carbono, como la harina, luego se convierten en azúcar en el organismo.

No consumas alimentos que produzcan gases

Algunas legumbres, como pueden ser las lentejas y las alubias, pueden causar muchos problemas en relación a la acumulación de gases en el vientre, que trae como consecuencia inflamación que no siempre se va fácilmente. Lo mismo puede ocurrir con las crucíferas, una familia de verduras compuesta por: brócoli, coliflor y col de bruselas. No los consumas muy seguido y menos por la noche.

Asegúrate que no padeces alergias o intolerancias

No son muchos los que piensan en esto cuando sienten que tienen el vientre muy hinchado. Lo cierto es que puede tratarse de que el cuerpo no asimila correctamente algunos alimentos. Los más frecuentes son los lácteos, la soja, el gluten o el trigo. Consulta con tu médico para que pueda detectar a tiempo el problema o bien desestimarlo.

Cruzita

 

psicotecnicos piedrabuena 770