Los gatos son peligrosos para las mujeres embarazadas..., ¿o no

La pequeña familia espera un feliz acontecimiento y la inquietud se instala desde ese momento: ¿hay que escuchar los consejos alarmistas del ginecólogo y separarse del gato para preservar la salud de la futura mamá y del bebé?

¡No te dejes llevar por la psicosis!

Para comprender mejor

Los médicos desconfían de la presencia de un gato al lado de una mujer embarazada a causa del riesgo de la transmisión de la toxoplasmosis. Esta enfermedad parasitaria producida por Toxoplama gondii afecta a las aves y a los mamíferos, incluido el hombre. En nosotros, la contaminación no tiene generalmente ninguna consecuencia, salvo en dos circunstancias: en los individuos inmunodeprimidos (bajos de defensas) y en las mujeres embarazadas, ya que el feto es muy sensible a la enfermedad. El papel del gato en la transmisión de esta zoonosis ha ocupado un puesto de relevancia desde hace mucho tiempo, debido a que es el único animal infectado capaz de liberar huevos de toxoplasma en las heces.

Actualmente se sabe que EL PELIGRO RELACIONADO CON EL GATO ES ESCASO y se puede evitar fácilmente sin tener que separar al gato del hogar. De hecho, LA MAYORÍA DE LOS CASOS DE TOXOPLASMOSIS EN PERSONAS SON DE ORIGEN ALIMENTARIO por ingestión de carne poco cocinada o de verduras mal lavadas. El gato no puede contaminar directamente por contacto, ya que los huevos del parásito eliminados no son peligrosos para nosotros hasta sufrir un periodo de 1 a 5 días de “maduración” en el medio exterior (bandeja de arena, tierra,…) NO HAY QUE ALARMARSE.

¿Que puedes hacer?

Si estás embarazada, pide que te realicen controles serológicos de toxoplasmosis, aunque ya no es necesario solicitarlos en muchas ocasiones por ser pruebas que se realizan de forma rutinaria. Si la serología es positiva (lo que indica que has tenido contacto con el parásito en el pasado) no tienes nada que temer, ya que tus anticuerpos protegen al bebé. Si es negativa, sólo debes tener una serie de precauciones, como pedir a otra persona que cambie y desinfecte todos los días la bandeja de arena del gato, o lo puedes hacer tú misma tomando las medidas necesarias, como es el uso de unos guantes, y mantener unas reglas básicas de higiene, como el lavarte las manos después de acariciarlo.

firma articulos animalines

CENTRO VETERINARIO ANIMALINES – PIEDRABUENA
Extracto de libro “100 ideas falsas sobre el gato”, de la Doctora en Veterinaria Laetitia Barlerin, Editorial Servet.